Lunes 6 de Febrero de 2023

Hoy es Lunes 6 de Febrero de 2023 y son las 16:41 -

38.1°

Villa Ángela

POLITICA

2 de enero de 2023

Capitanich predijo un escenario "complejo" para 2023 y pidió que los candidatos se anuncien en marzo

Expresó que el Frente de Todos debe "aglutinar las diversas expresiones del campo nacional, popular y democrático"

Mediante una nueva columna de opinión difundida en medios nacionales, el gobernador de la provincia, Jorge Capitanich, habló de un escenario internacional "particularmente complejo" durante este año y es por eso que destacó tres "problemas medulares" en el mundo que "delimitan los alcances de la democracia formal y de la democracia social junto a la confrontación directa con las corporaciones".

En ese contexto remarcó que hay que definir una estrategia que debe "aglutinar las diversas expresiones del campo nacional, popular y democrático a los efectos de lograr una identidad y cohesión a través de un programa de gobierno".

Entre sus definiciones pidió "definir en el mes de marzo, los candidatos o candidatas, la estrategia de posicionamiento y campaña electoral junto a los compromisos destinados a transformar nuestra realidad".

LA COLUMNA COMPLETA

El escenario internacional es particularmente complejo para el año 2023 con perspectivas de menor crecimiento, inflación elevada, incubación de un proceso recesivo, reducción del precio de bienes exportables y sostenimiento de tasas de interés crecientes con aumento de la tasa de desempleo junto a la agudización de las desigualdades sociales.

Tres son los problemas medulares del mundo moderno: a) insatisfacción democrática, b) cambio climático y c) desigualdades sociales.

La insatisfacción democrática se manifiesta en tres tensiones esenciales irresueltas: a) tensión entre libertad e igualdad, b) tensión entre representación y representatividad y c) tensión entre legalidad y legitimidad.

Finalmente, estas tres tensiones delimitan los alcances de la democracia formal y de la democracia social junto a la confrontación directa con las corporaciones en el marco de una contradicción principal que ha marcado el sendero de la historia de la humanidad. Hoy, la confrontación es entre democracia versus corporaciones como antes lo fue la confrontación de patria versus colonia, liberación o dependencia, lo cual dio origen a los procesos de descolonización creciente a una velocidad inusitada con posterioridad a la segunda guerra mundial pasando de 50 países en 1947 a 194 en la actualidad.

No puede haber libertad sin igualdad. No puede haber representación sin representatividad. No puede haber legalidad sin legitimidad.

Se trata de la construcción de un modelo de inclusión, equidad, solidaridad en el marco de una sociedad fragmentada y heterogénea. Pero al mismo tiempo el cambio climático destruye el planeta, y el crecimiento demográfico promueve tensiones entre sostenibilidad ambiental y desarrollo productivo capaz de satisfacer la demanda de alimentos, minerales, energía y agua para consumo humano y productivo.

La población mundial creció en los últimos 12 años a un ritmo de mil millones de personas, constituyendo el planeta un espacio habitado por 8 mil millones de habitantes que se alimentan en 1.400 millones de hectáreas cultivables con 3% de agua dulce total para distribuir en dos opciones de hierro: consumo humano y productivo.

Pero al mismo tiempo, el cambio climático perjudica siempre a los más pobres. A los países más pobres y a las personas más pobres.

Cuidar el planeta es cuidar a los pobres del mundo.

Y junto con la insatisfacción democrática advertimos la injusticia social y las desigualdades estructurales en la distribución del ingreso como factores esenciales que promueven el "anarco capitalismo" y el individualismo exacerbado y feroz bajo el principio de sobrevivencia única: "que se salve el que pueda".

Este modelo perverso destruye el capitalismo productivo con las capacidades institucionales regulatorias del estado generando una concentración del ingreso con el desarrollo de corporaciones económicas poderosas que minimizan el poder del Estado.

Este modelo corporativo construye sentido, concentra el mensaje mediático, promueve la exclusión y el individualismo como herramienta de dominación sutil y al mismo tiempo coopta factores de poder como el judicial a los efectos de galvanizar instrumentos eficaces destinados a destruir la capacidad de acción colectiva de la ciudadanía.

Poder económico, mediático concentrado y judicial para condenar socialmente mediante el proceso ejecutivo de otorgar culpabilidad antes de cualquier juzgamiento de conductas instala un peligroso precedente de dominación autoritario destinado a destruir los cimientos de una sociedad plural y democrática.

En este contexto, nosotros debemos definir una estrategia.

Y para eso tenemos que ser capaces de aglutinar las diversas expresiones del campo nacional, popular y democrático a los efectos de lograr una identidad y cohesión a través de un programa de gobierno holístico, integral e integrado con tres características: a) el plan debe ser quinquenal, con acuerdos programáticos que involucren un pacto político, económico y social, b) este plan debe contar con equipos profesionales, técnicos y militantes activos capaz de ejecutarlo con detalle, c) debe ser liderado por las personas que acrediten solvencia, experiencia y capacidad para conducir un proceso sumamente complejo condicionado por la deuda y por las condiciones objetivas de desenvolvimiento con alta incertidumbre.

Hoy, más que nunca no se puede especular. No hay un tiempo ilimitado.

Es preciso definir en el mes de marzo, los candidatos o candidatas, la estrategia de posicionamiento y campaña electoral junto a los compromisos destinados a transformar nuestra realidad.

La transición que nos espera es ciertamente compleja y es preciso lograr consensos estructurales respecto a la reforma institucional, económica y social. Sin superar la restricción externa mediante un nuevo régimen monetario, sin superar la restricción energética con políticas sostenibles y sin una inversión en logística integrada el futuro estará severamente condicionado.

Es una gran oportunidad para ponernos de acuerdo en cuestiones esenciales.

Como lo dijo Perón hace muchos años "a este problema lo arreglamos entre todos o no lo arregla nadie".



COMPARTIR:

Comentarios